Los gastos que se generan al vender un piso

Es de saber que en el mundo nada es gratis, y hay gastos que se deben pagar cantidades nada despreciables al vender algo de pertenencia, y esto ocurre en los inmuebles ya que hay que asumir unos cuantos impuestos y gastos al vender un piso por ejemplo; para no encontrarse con sorpresas es recomendable investigar si se puede acoger a algunos de los beneficios fiscales que la ley contempla en determinadas y especificas situaciones.

Cuando se vende un inmueble se puede ganar o perder dinero, todo según se liquide por un precio superior o inferior al que se había invertido previamente en la compra; al haber ganancias hay que hacerlo constar en la declaración de la renta y pagar por esta razón, ya que la eventual plusvalía tributa en el tramo del ahorro según el tipo que le corresponda. Sin embargo, no vale con hacer una simple resta entre los precios de adquisición y de venta, ya que hay que considerar también los gastos de ambas transacciones y otros conceptos.

La plusvalía municipal es un impuesto que se tiene que pagar el vender un piso, y se hace independientemente de la edad del vendedor y de la naturaleza de la vivienda, esto es un impuesto sobre el incremento del calor de los terrenos de naturaleza urbana; esto es una carga local, donde la cantidad de calcula en función de unos coeficientes que establece el ayuntamiento donde radica el inmueble. La administración sigue exigiendo el pago de la plusvalía municipal a pesar de que el valor de la vivienda y del suelo haya bajado de manera considerable en algunas localidades; sin embargo, cuando la venta se ha cerrado con una pérdida patrimonial, es totalmente recomendable reclamar la devolución del impuesto.

Todos los gastos que son relativos a la compraventa los suele abonar el comprador, pero si el vendedor tiene una hipoteca sobre el inmueble tiene que proceder a la cancelación, en el banco y en el registro de la propiedad y esto es fundamental para dejar la vivienda libre de cargas; el vendedor debe asumir los gastos al vender el piso que sean correspondientes, la comisión de cancelación bancaria en media, es del 0,5%. Generalmente son las mismas entidades que se encargan de realizar estas operaciones a través de su gestoría, y dicho trámite ronda en los 1.000 euros.