En la mente de muchas personas existe un estereotipo predeterminado de personas inadaptadas a la sociedad y que pueden ser criminales en potencia con el paso del tiempo. Se piensa erróneamente que los menores con comportamientos desviados tienen un alto número de probabilidades de terminar en un reformatorio y después en una cárcel, todas estas, son concepciones llenas de prejuicios y contienen una visión parcial de la realidad, pues, con una rápida intervención familiar que conlleve a la actuación profesional del psicólogo en Boadilla, son innumerables los casos de jóvenes tratados por trastornos de conducta adolescente con felices conclusiones después de concluir el tratamiento de sesiones de terapia y haber ahondado en las verdaderas razones que inciden negativamente en la vida del adolescente.

Con la intervención pertinente y especializada del psicólogo en Boadilla muchos adolescentes que se consideran rebeldes y asociales con respecto a otras categorías de personas socialmente integradas, logran superar de forma satisfactoria sus problemas de adaptación, melancolía, aislamiento social, bajas calificaciones, imposibilidad de comunicación y son en un futuro personas productivas a la sociedad y satisfechos consigo mismos y con sus logros personales y profesionales, pues, el psicólogo en Boadilla no va a limitarse a conocer sólo el aspecto superficial del problema para realizar pequeñas acciones que mejorararán la situación temporalmente, sino que va a conocer el caso en profundidad para determinar, sin ningún tipo de dudas, qué tipos de trastornos de conducta adolescente padece el paciente y cuál va a ser el tratamiento más óptimo para que ayude tanto al adolescente a superar la situación conflictiva como a su núcleo familiar, logrando la comprensión y mejorando las relaciones afectivas, ya que es en la unidad entre el joven, su familia y el profesional en psicología, la llave maestra por la cual se obtendrán los mayores beneficios para erradicar de manera contundente los trastornos de conducta adolescente.